2015-01-14
 
Filtro Polarizador Circular
 


Primero que nada es muy importante saber que no es recomendable tener puesto el filtro cuando no necesitemos utilizarlo. Muchas veces al comprar la cámara, en la tienda nos recomiendan este filtro y lo dejamos enroscado en el objetivo desde el día 1.

Este, a diferencia de los filtros claros como el UV, es oscuro y resta bastante luz, por lo que nuestra cámara deberá hacer un esfuerzo aún mayor a la hora de capturar luz.


¿Para qué sirven?

Se pueden emplear para varias cosas:

Incrementa el contraste en una fotografía, ejemplo en un cielo con nubes notaríamos un oscurecimiento del azul y un realce en las nubes. Simplemente lo vas girando mientras miras por el visor hasta lograr el resultado deseado

En paralelo, este filtro se encarga de eliminar reflejos en cristales, agua y otras superficies como el reflejo en la piel humana, en una fruta, una planta, etc. etc…

No nos meteremos en temas técnicos, por lo que básicamente lo que hace el polarizador es eliminar ciertas luces a medida que lo giramos dejando pasar un porcentaje de luz inferior al que hay en la realidad. La idea es utilizar el filtro cuando por ejemplo queremos eliminar un reflejo, como querer ver el fondo en un lago cuando el reflejo en el mismo nos lo impide. Al girar el filtro irás viendo como diferentes partes de la imagen van cambiando hasta que en un punto, el reflejo de la superficie debería reducirse considerablemente.

En la siguiente imagen se aprecia exactamente lo que hace. Una vez el filtro enroscado en el frente de nuestro objetivo, se va girando hasta encontrar el punto justo.




No conviene utilizar estos filtros con distancias focales muy cortas, ya que se notarían zonas polarizadas y otras sin polarizar. En el caso de un cielo, se verían partes más oscuras que otras, como en la siguiente fotografía.




Ramiro Torrents